¿Por qué debes desterrar de tu vida el mal hábito de quejarte?

Además de lograr que muchas personas se alejen de ti, es algo malo para tu salud.
¿Por qué debes desterrar de tu vida el mal hábito de quejarte?

La vida no es color de rosa…

Eso está claro, y decir lo que no nos gusta de vez en cuando es bueno. A veces se presentan situaciones realmente agobiantes o personas que hacen cosas que no podemos dejar de comentar, hablar de ello no es malo, el problema es cuando empiezas a destacar todo lo negativo de una situación dejando en último plano lo bueno.

Tu cerebro se programa para ser negativo

Si sueles tener pensamientos negativos, más de ellos aparecerán constantemente en tu mente, porque eso es lo que están recibiendo tus neuronas y ellas son muy buenas para aprender. Los comportamientos repetitivos se afianzan y terminan convirtiéndose en un hábito, así que llegará un punto en el que solo logres ver lo malo de una situación.

Quejarse le deja la puerta abierta a muchas enfermedades

Por lo general, las personas que se quejan constantemente padecen de estrés, esta enfermedad puede llevar a que aparezcan muchas más como depresión, problemas digestivos, presión arterial alta, mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y problemas para dormir, entre otras.

La ciencia te invita a no quejarte

Un estudio publicado en los Archives of General Psychiatry concluyó que las personas optimistas viven más que las pesimistas, con un riesgo 55 por ciento menor de muerte por todas las causas y un 23 por ciento menos riesgo de morir por insuficiencia cardíaca.

¡Tus funcione cognitivas están en riesgo!

Además, el estrés disminuye la memoria y la capacidad de adaptarse a nuevas situaciones. Hay imágenes de resonancia magnética de un estudio de la Universidad de Stanford que muestran que la queja constante puede conducir a la reducción del hipocampo, la región de nuestro cerebro responsable de las funciones cognitivas.

Los demás se alejarán de ti

Escuchar quejas constantemente también enferma. Resuelta que cuando alguien nos cuenta algo nuestro cerebro intenta experimentar la misma emoción que se está expresando para imaginar por lo que la otra persona está pasando. La empatía con la situación hace que estemos directamente expuestos a la negatividad y puede hacer que nuestras neuronas decidan tomar por ese camino. Es probable que si te quejas constantemente, los demás no sientan deseo de hablar contigo.

Es momento de cambiar

Como todos los hábitos quejarse puede instalarse y desinstalarse de nuestro sistema. Tal vez no será un trabajo fácil, pero es posible de lograr y muy necesario. Cada día debes trabajar en recalcar el lado bueno de las cosas, así nuestras neuronas sigan este camino y abandonen el del negativismo. No se trata de ignorar las cosas malas que pasan en la vida, sino de darles la importancia necesaria sin exagerar, sin concentrarse solo en ellas. Ver el lado positivo y agradecer a cada instante por ello, empezará a generar un cambio de actitud en ti que se verá reflejado en tu salud y en las relaciones con los demás.

¡Síguenos!